Principal ] Arriba ]

MISIONEROS COMBONIANOS

Los Misioneros Combonianos, "los alemanes", como siempre se les ha concido en Saldaña, traen su origen de un misionero italiano: Daniel Comboni.

Daniel Comboni nació el 15 de Marzo de 1831 en un pueblo italiano llamado Limone Sul Garda, de la provincia de Brescia, en aquella época perteneciente al Imperio Austriaco. Su padre trabajaba como jardinero y fueron en total siete hermanos, pero todos fueron muriendo año tras año, sobreviviendo únicamente Daniel.

Se ordenó sacerdote el 31 de diciembre de 1845 y se preparó durante cuatro años para ir a África aprendiendo Árabe.

Como él mismo dijo y consagró como consigna durante toda su vida: "África o Muerte. Tal será mi grito de guerra hasta el final de mi vida" y así fue.

Algunos hombres y mujeres que le conocieron u oyeron hablar de él, sintonizaron con su preocupación por la salvación de África y decidieron acompañarle, vivir y trabajar con él; así, en 1867 nacía en Verona el Instituto para las Misiones de África, nacían los misioneros como Instituto. Unos años más tarde, 1872, nació el Instituto Femenino de las Misioneras Combonianas.

Comboni, cargado de trabajos, sufrimientos de todo tipo, pero también ilusionado y esperanzado por el futuro feliz de la misión en el África de sus sueños, muere en su campo de trabajo, como los buenos trabajadores, un 10 de Octubre de 1881, a los 50 años de edad; muere en el Khartum que había sido el centro de su actividad misionera.

Con la intuición del profeta que adivina el futuro, dirá con palabras que suenan a testamento momentos antes de morir: "YO MUERO, PERO MI OBRA NO MORIRA".

Y así es, su obra sigue adelante a través de la familia comboniana que continúa las mismas tareas, llevando el mensaje de Dios en aquellos pueblos donde se les envía a evangelizar.

El asentamiento de los Misioneros Combonianos en Saldaña levantó una gran expectación.

El 6 de Junio de 1960, lunes de Pentecostés, se fijó como fecha para poner la primera piedra y comenzar las obras del colegio de Saldaña. El 3 de Diciembre de 1971, se inaugura el último pabellón, sin embargo solo fueron necesarios 4 meses para que 85 alumnos comenzaran sus estudios.

Desde entonces y hasta el año 1992 han pasado por el Colegio San Francisco Javier de los Misioneros Combonianos de Saldaña miles de alumnos procedentes de toda la geografía española, principalmente de las provincias de Palencia, León , Burgos y Asturias.

Muchos de ellos aún seguimos recordando nuestra estancia en el colegio. Con estas cuatro letras quiero recordar a tantas y tantas personas que pasaron por el colegio, muchos con la ilusión de enseñar lo mejor que tenían dentro y otros muchos con ganas de aprender, pero un poco más revoltosos, como alumnos.

Actualmente los Misioneros Combonianos, como lo vienen haciendo desde hace mucho tiempo editan las que posiblemente sean las dos mejores publicaciones misioneras de habla hispana: "Mundo Negro" y "Aguiluchos"

Si quieres conocer muchas más cosas de la congregación, así como del trabajo que se hace actualmente en las misiones de todo el mundo no dudes en suscribirte a "Mundo Negro" y a "Aguiluchos".

comb1.jpg (3326 bytes)     comb2.jpg (5343 bytes)

 

Puedes hacerlo poniendote en contacto con ello:

Misioneros Combonianos

C/Arturo Soria, 101

28043 MADRID